Desde el Concejo de Bogotá estamos llamados a denunciar todas las irregularidades que encontramos en la administración, dedicándonos a buscar formas de acercar las peticiones de la comunidad a las diferentes secretarías del Distrito; asimismo, formulamos proyectos de acuerdo que permiten solucionar problemas públicos.

Como representante electo me he dedicado a investigar situaciones particulares que afectan a la ciudadanía en común, especialmente haciendo denuncias en defensa de la población más vulnerable de Bogotá. Por ejemplo:

1

Debate sobre adecuación y mantenimiento vial de las localidades de la ciudad, donde encontré que curiosamente las localidades que más inversión en infraestructura vial necesitaban eran las de Ciudad Bolívar y Usme, siendo estas las que menos asignación presupuestal tenían. Di la pelea y exigí directamente al doctor Álvaro Sandoval, director de la Unidad de Malla Vial, que se reasignaran esas prioridades en el gasto. La petición dio resultado y la gestión de la Unidad comenzó a enfocarse en las localidades que realmente lo necesitan.

2

Llamé la atención sobre el cobro de plusvalía en el Distrito, impuesto que se genera en ocasión a las grandes construcciones que se hacen en Bogotá, estas edificaciones tienen que pagar a la ciudad una parte de sus utilidades, ya que aprovechan que la norma permite determinados usos o dimensiones de la construcción. Lo que yo denuncié es que cada uno de los centros comerciales de la capital tenía que pagar este impuesto, así como los grandes complejos de oficinas como los que se encuentran paralelos a la avenida El Dorado, y sin embargo, no lo hicieron, se dieron las mañas de evadir esos pagos

3

Se vigiló la oportunidad y necesidad de promover los controles a parqueo indebido por parte de la Secretaría de Movilidad. Hicimos un debate en el que manifestamos la necesidad de hacer controles y evitar los “mal parqueados” en la ciudad, y nos manifestamos en desacuerdo con esas campañas supuestamente ‘culturales’ como ‘El poder del cono’ que cuestan muchísimo y no aportan significativamente a la solución de problemas, especificando que son importantes las campañas de cultura ciudadana pero razonablemente hay que hacer un balance entre lo que le van a aportar al Distrito frente a lo que cuestan. En el caso del ‘El poder del cono’, ‘Todos pagamos el pato’, o la ‘Farra en la buena’, no están arrojando resultados significativos.

4

Hice un debate sobre la implementación del SITP, en el que manifesté las irregularidades frente al proceso de la provisionalidad. También hicimos revisión a los procesos contractuales de concesión de grúas y patios, y se vigiló la concesión de espacios públicos en el Distrito.

5

En un debate sobre la atención ciudadana en el Supercade de Movilidad, encontramos que es inhumana, que las filas son eternas y los costos por retención del vehículo en los patios son altísimos. Estamos trabajando para que a través de la nueva concesión se garantice el buen trato a los usuarios y las cosas cambien significativamente.

6

Se manifestaron serias observaciones al programa de Refrigerios Escolares previendo las fallas del nuevo modelo implementado por la SED, cuyas implicaciones fueron el desabastecimiento temporal, menús incompletos y baja calidad de los alimentos recibidos.

7

Se hizo seguimiento a la implementación y cumplimiento del Código de Policía recientemente reformado y al proceso de avalúo catastral adelantado por la administración en procesos de adquisición predial, en donde se puso en manifiesto el inequitativo trato que reciben los ciudadanos al momento de serles requerido su inmueble y la falta de consideraciones técnicas en el proceso de adquisición predial.

8

Realicé un debate sobre el proceso de inclusión educativa para niños en condición de discapacidad, en donde evidencié la falta de profesionales y aulas especializadas en los colegios de Bogotá para atender adecuadamente a menores con estos requerimientos.

9

Se desarrollaron denuncias en diferentes frentes ante la Contraloría y Veeduría Distrital, principalmente en temas contractuales y precontractuales.

10

Se puso en manifiesto las irregularidades en el proceso de contratación de Casa Refugio a cargo de la Secretaria de la Mujer.

11

Se evidenciaron las irregularidades relacionadas con la compra de medicamentos en el Distrito.

12

Cuestionamos a la administración distrital el estado actual del proyecto Metro.

13

Recientemente he denunciado abusos laborales en la Empresa de Renovación Urbana de Bogotá, ERU. A mi despacho llegó una solicitud del sindicato de esa entidad y lo he puesto en conocimiento de la opinión pública y de los entes de control para que se tomen las acciones pertinentes.

14

Desarrollé mesas de trabajo en las localidades de Usaquén, Ciudad Bolívar y Engativá cuyo propósito fue servir de enlace entre las mismas y la administración distrital. En el marco de estos encuentros se solucionaron problemáticas relacionadas con la legalización de barrios e identificación
de intervenciones viales; se dio claridad frente a trámites administrativos,
adecuación de redes de acueducto y alcantarillado, dotación de parques
vecinales, ampliación de la oferta educativa y oportunidad en las rutas del sistema de transporte público de cada sector.

15

En cuanto a proyectos de acuerdo, tenemos radicadas en la corporación iniciativas para prevenir el desperdicio de alimentos en la ciudad; queremos promover la  convivencia en paz en los estadios, para lo que diseñamos estrategias que eviten la generación de conflictos relacionados con el fútbol; tenemos iniciativas relacionadas con la promoción de la agricultura urbana y un proyecto que defiende los derechos de los deportistas de alto rendimiento y promueven su labor.